Inteligencia cultural

Una conversación con Michele Gelfand

Volviendo al hecho de que la cultura es invisible y omnipresente, pensamos en la inteligencia o la inteligencia emocional, pero pocas veces pensamos en cultivar la inteligencia cultural. En este mundo global en constante crecimiento, debemos comprender la cultura. Toda esta investigación ha tratado de dilucidar no solo cómo entendemos a otras personas que son diferentes a nosotros, sino cómo nos entendemos a nosotros mismos.

Desde hace unos treinta años me interesan las cuestiones relativas a la evolución de la cultura y sus consecuencias para los grupos humanos. La cultura es un extraño rompecabezas, omnipresente pero invisible. Rara vez reconocemos cuán poderosa es una fuerza. Es asombroso que demos por sentado algo que nos afecta tanto. Es como la vieja historia sobre dos peces: dos peces están nadando y otro pez viene y dice: «Hola chicos, ¿cómo está el agua?» y siguen nadando. Entonces uno de los peces le dice al otro: «¿Qué diablos es el agua?»

La historia tiene un punto profundo, que es que a veces las realidades más importantes son las que son más difíciles de ver. Para los peces, eso es agua, y para los humanos, eso es cultura. Hay una diversidad cultural notable en todo el mundo en términos de los últimos miles de años. Ahora hemos evolucionado a 195 países, 7.000 idiomas y muchas religiones. Ese tipo de diversidad es bastante notable, dado que compartimos alrededor del 96 por ciento del genoma humano con chimpancés que tienen comportamientos muy similares en todas las comunidades.

Entré por primera vez con la cultura como asignatura cuando era estudiante. Por casualidad, tomé una clase con Caroline Keating, quien estaba impartiendo un curso sobre desarrollo humano transcultural. Nunca había oído hablar de este campo de la psicología intercultural, pero estaba fascinado. Hizo mucha investigación con Marshall Segall en África, observando ilusiones visuales. Incluso las ilusiones básicas como la de Müller-Lyer, a la que los estadounidenses son muy susceptibles, no se reproducen en África. Encontré esto increíblemente interesante, que incluso la percepción visual básica está sujeta a variaciones culturales.

Mientras estudiaba psicología y leía los libros de texto, me sorprendió que no se prestara atención a la cultura en estos libros. Esto fue a finales de los 80. Pensé: «Vaya, esta es una ciencia estadounidense». Esto fue mucho antes de que ocurriera el movimiento WEIRD en las ciencias sociales. Tenía algunas preguntas bastante fundamentales sobre la cultura; por ejemplo, ¿cómo afecta a nuestros procesos psicológicos básicos o dinámicas sociales en todo, desde la paternidad hasta la política? Simplemente me pareció algo que faltaba en psicología. Entonces, dejé Colgate y trabajé para un entrenador transcultural. Buscaba programas de posgrado donde pudiera estudiar cultura y psicología, pero no pude encontrar muchos. Tuve una llamada fortuita con un entrenador intercultural que me dijo que necesitaba trabajar con Harry Triandis, que estaba en Champaign-Urbana. Afortunadamente, Entré en la Universidad de Illinois, fui a Champaign-Urbana y trabajé con Harry. El resto es historia.

Harry era un erudito increíble porque era un generalista. Mucha gente siente la necesidad de especializarse cada vez más en psicología, pero Harry estaba interesado en todo. Me pareció inspirador. Además, no solo me había enseñado y educado en los debates teóricos y las complejidades metodológicas de la investigación intercultural, sino que tenía mucha sabiduría interesante sobre la vida. Tenía tres cosas que me inculcó: una era ser apasionado por lo que haces, lo cual no es demasiado difícil; otro era no tener miedo a la controversia; y la tercera cosa, probablemente la más difícil, fue no tomarse demasiado en serio. Descubrí que es algo que trato de recordar mucho.

Dejé Champaign y enseñé brevemente en NYU antes de irme a Maryland, y allí me instalé para dirigir un gran laboratorio de investigación interdisciplinario sobre cultura. Como ya era generalista, recuerdo que los estudiantes me preguntaban: “¿Eres psicólogo social? ¿Eres un psicólogo transcultural? ¿Eres psicólogo IO? ¿Qué vas a?» Y dije: «Todo lo anterior, ¿por qué elegir?»

Continué trabajando con gente de neurociencia, modelado computacional, antropología y lingüística porque necesitas diferentes perspectivas para entender un fenómeno complejo como la cultura. Una de las cosas sobre las que comencé a investigar, y hasta el día de hoy estoy fascinado, son las normas sociales. Las normas sociales son este aspecto invisible de la cultura. Seguimos constantemente las normas sociales y ni siquiera nos damos cuenta. Somos una especie ultranormativa. Si llegase a esta discusión vistiendo un traje de baño, por ejemplo, probablemente pensaría que es extraño. Obedecemos constantemente las reglas cuando se trata de dónde conducimos, no robamos la comida de la gente en los restaurantes y tenemos relaciones sexuales en entornos privados. Simplemente no vemos a la gente teniendo sexo en los autobuses y en los cines, y eso se debe a que los humanos desarrollan normas sociales para evitar ese tipo de escenarios.

Todos los grupos tienen normas, pero me pareció que algunos grupos tienen normas más estrictas, son más estrictas, y otros son más permisivos, más laxos. Esta fue una construcción que no se exploró realmente en psicología. Mucha psicología se centra en las diferencias individuales como la personalidad, que proviene de los Estados Unidos, y no en situaciones y normas. Hoy en día, estamos comenzando a desarrollar un interesante campo interdisciplinario de normas sociales. En los años 90, cuando comencé mi carrera en psicología intercultural, los valores eran el centro de atención, mientras que las normas se dejaban en gran medida fuera del mapa.

Obtuve una subvención de la NSF y reuní a unos cuarenta científicos de todo el mundo para estudiar la fuerza de las normas sociales. Hicimos preguntas básicas como ¿podemos medir qué tan estricta o permisiva es nuestra sociedad? Y, lo que es más importante, ¿por qué estas diferencias evolucionan en primer lugar? Vengo de la tradición Triandis, que era la idea de que la cultura surge porque es adaptativa o al menos se había adaptado a algunas condiciones ecológicas e históricas en el pasado; no es solo al azar. Además, ¿cuáles son las consecuencias de la fuerza de las normas para los grupos humanos? ¿Es diferente a otros constructos, como el colectivismo o la distancia de poder? ¿Es vino viejo en odres nuevos? Pasamos muchos años, y muchas canas, trabajando en esto, y finalmente publicamos este artículo en  Science. mostrando que podemos, en treinta y tres naciones, cuantificar cuán estrictas o permisivas, estrechas o flexibles son las sociedades.

Una de las cosas que descubrimos fue que existe un predictor bastante importante de por qué las culturas evolucionan para ser rígidas o flexibles, y eso implica cuánta amenaza enfrentan los grupos. Algunos países experimentan muchas sequías, hambrunas, huracanes y algunos países sufren constantes invasiones. Su lógica es bastante simple: en esos contextos, necesitas reglas y castigos fuertes para ayudar a las personas a coordinarse para sobrevivir. Eso es lo que estaba probando y eso es lo que encontramos. Recopilé datos sobre cuántas veces las naciones se vieron potencialmente amenazadas por invasiones en los últimos 100 años, o experimentaron desastres naturales, hambruna, inanición, patógenos o altos niveles de densidad de población (incluso desde 1500), y fue bastante claro que existía una estrecha conexión entre los países más estrechos y su nivel de amenaza.

No es el único predictor, y ciertamente hay algunas excepciones súper interesantes, Israel está incluido en eso. Según nuestros datos, Israel es un lugar bastante impreciso donde la gente intenta negociar mucho las reglas, pero tiene mucha amenaza. En nuestros datos y discusiones, pudimos ver que, si bien está bastante amenazado, está suelto en gran parte debido a la religión. Hay mucho debate en el judaísmo y hay mucha diversidad en Israel, lo que empuja a los grupos a estar sueltos.

Luego pasamos a estudiar si este patrón también se puede encontrar dentro de las naciones. Estados Unidos es un lugar bastante diverso, por lo que el siguiente paso fue pensar en clasificar los cincuenta estados según cuán estrictos o permisivos son los grupos y si tienen los mismos antecedentes. Resulta que sí. El sur y partes del oeste tienden a ser más estrictos en nuestros datos. También tienen la mayor amenaza. Al igual que a nivel nacional, vemos en los estados que hay mucho más orden en los estados estrechos y mucha más apertura y tolerancia en los estados laxos.

Luego hicimos zoom para ver esto a nivel de clase social. Medimos cuán estrictas son las normas en la clase trabajadora en comparación con la clase alta. El simple problema es que la clase trabajadora tiene muchas más amenazas potenciales: caer en la pobreza, vivir en vecindarios peligrosos, trabajar en ocupaciones peligrosas, donde las reglas importan. Cuando les preguntamos a las personas qué pensaban de seguir las reglas, obtuvimos respuestas muy diferentes. La clase alta los ve como una molestia, como algo hecho para romperse. Pero son importantes y cumplen una función para la clase trabajadora. Entonces, comenzamos a observar esta distinción en diferentes niveles de análisis. Me gusta pensar en esto como un patrón fractal, proveniente de la física, donde se repite esto,

Uno de los problemas con esta recopilación de datos original fue que todo era correlacional, y sabemos que hay problemas cuando tiene inferencias causales y solo datos correlacionales. Más recientemente, hemos estado tratando de desarrollar más métodos para analizar la causalidad. Podemos, por ejemplo, ser la principal amenaza en el laboratorio. Podemos traer gente al laboratorio y puedo prepararlos para que piensen en amenazas terroristas, desastres naturales o densidad de población, que es un gran predictor a nivel nacional de estrechez. Lo interesante es que en un par de minutos podemos tensar la mente de la gente, tal como vemos a nivel nacional. Pero la preparación también tiene sus problemas. Es un nivel individual, no un nivel de población.

Empecé a trabajar con algunos teóricos de los juegos evolutivos y fue un gran matrimonio. Nos interesan los mismos fenómenos de lo que hace que ciertos valores o normas evolucionen desde perspectivas muy diferentes. Hemos estado haciendo algunos modelos para ver si se puede ver que la amenaza causa la evolución, a nivel de población, de fuertes castigos y normas. Por supuesto, estos son agentes en un modelo, no humanos.

El estudio más reciente que hicimos trató de abordar esta cuestión desde un ángulo diferente, utilizando el hiperescaneo en neurociencia. Queríamos ver si las personas se coordinan más rápidamente cuando se sienten amenazadas. Esa es una suposición básica de la teoría rígida. Entonces, preparamos a la gente para que pensara en las amenazas. Teníamos personas que usaban gorros EEG y estábamos midiendo qué tan bien se coordinaban en otras tareas si se veían amenazados. Lo interesante fue ver cómo el papel de la sincronía cerebral ayuda a facilitar la coordinación después de que las personas se sienten amenazadas. Descubrimos que cuando las personas estaban amenazadas, tenían mucha sincronía en sus cerebros con las ondas gamma, que es una de las ondas que señalan la amenaza. Esto facilitó la coordinación. Intentamos llegar a la naturaleza causal de la evolución de la estanqueidad desde diferentes perspectivas, ya sean modelos de teoría de juegos primarios o evolutivos, o neurociencia. Quiere ver que sus principios se generalizan más allá de un método en particular.

También me interesa la venganza, la venganza indirecta. ¿En qué condiciones la gente busca venganza en nombre de otras personas? Mi corazonada fue que esto tiene mucho que ver con la empatía; es el lado oscuro de la empatía. Fui a ver a Shihui Han, uno de los principales neurocientíficos de China que había conocido en una conferencia, y le pregunté si le gustaría ir al lado oscuro y estudiar la empatía en neurociencia. Entonces, él y yo nos pusimos a trabajar en el mapeo de la teoría de la venganza vicaria y el papel de la entitatividad, lo que simplemente significa cuán sustituibles son las personas en su grupo dentro y fuera del grupo. ¿Cómo se propaga la venganza de dos personas que están teniendo un conflicto a personas que no tienen nada que ver con el conflicto? Esto se aplica también a los eventos transgeneracionales, que involucran a personas que ni siquiera estaban en la misma generación.

EL articulo completo lo puedes encontrar en… 

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories